La vergonzosa evaluación de los investigadores

 

Transcribo aquí un correo electrónico que envié a toda la comunidad universitaria granadina. La carta en cuestión sí apareció publicada, en el extinto Diario 16.

 

De:       Juan Antonio Aguilera Mochón [SMTP:jmochon@goliat.ugr.es]

Enviado:       martes 9 de diciembre de 1997 16:57

Asunto:       "Tramos" de Investigación - como los evalúan

 

 

        Estoy intentando que me publique una carta algún periódico. Como probablemente no lo consiga, y como su contenido atañe a todo el profesorado de la Universidad -más acusadamente ahora que se ha abierto la convocatoria para solicitar "tramos" de investigación-, la transcribo a continuación:

 

        << Soy profesor de la Universidad de Granada. Como tal, he de evaluar a mis alumnos. No es tarea fácil, y por ello me esfuerzo en conseguir, entre otras cosas, la máxima objetividad y transparencia: los alumnos saben de dónde sale cada décima de su nota. Asimismo, he participado en alguna comisión para adjudicar plazas de profesorado, y los concursantes conocían de antemano el detallado baremo que se empleaba, con el que podían calcular su puntuación tan bien como la comisión.

        Pues bien, a mí me examina el Ministerio de Educación y Cultura por medio de la "Comisión Nacional Evaluadora de la Actividad Investigadora", con ayuda de un selecto "Comité Asesor" de expertos. (Puedo solicitar la evaluación de períodos de seis años; un resultado positivo supone un complemento mensual de productividad.) En 1992 me evalúan negativamente uno de esos períodos. Puede que sea justo o que no, pero, al margen de la justicia, uno espera objetividad y transparencia: a ver con qué baremo o con qué criterios objetivos me dan lo que equivale a un suspenso. Vaya, hombre, no los dicen; sólo vaguedades. "Insto" los pertinentes recursos, y siguen sin darme cuentas. Ante tan sospechosas negativas, interpongo un recurso contencioso-administrativo, y el Tribunal Superior de Justicia de Madrid anula las actuaciones anteriores y devuelve mi expediente a la Comisión para que me evalúe de nuevo, "razonando y motivando adecuadamente" la Resolución. ¡Muy bien! Así obligados, me evalúan otra vez. Vuelven a darme la misma puntuación... ¡y sigo sin saber, así que han pasado cinco años, de dónde demonios sale, qué baremo utilizan... si es que utilizan alguno!

        Un profesor que evaluara así se ganaría el ser tachado de incompetente y arbitrario, ¿no es cierto? Mucho más lo merece la inescrutable Comisión Nacional Evaluadora (presidida ahora por Tomás García-Cuenca) y sus Comités Asesores (al menos el mío, presidido por José Pío Beltrán), que están, más que juzgando, jugando con la labor y la ilusión de cientos de investigadores. Una vergüenza Nacional", pues estamos ante una Comisión de Arbitrariedades que recibe cientos de quejas por agravios comparativos.

        En 1992 yo estaba intentando "reciclarme", incluso con un elevado sacrificio económico y familiar, en áreas de investigación innovadoras y "productivas". No recibí ayudas, sino esa (des)calificación. Estoy, como tantos otros profesores, desmoralizado, pero no resignado. A pesar de que la labor de la Comisión Nacional, aunque especialmente perversa, no es nada rara: muchísimos (¡no todos!) tribunales/comisiones para evaluar Tesis, conceder Proyectos o adjudicar Plazas en la Universidad y en el CSIC funcionan con la misma competencia e iniquidad, pero eso sí, con criterios transparentes: el valor predominante es el amiguismo, el "hoy por ti...". Me estoy temiendo que la contumaz negativa a revelar baremos acabará alimentando estas malicias: ¿serán también de ese tipo los criterios prevalentes en la Comisión Nacional Evaluadora? >>

 

NOTAS:

        1.- Por no alargar mas la carta, no describo la estúpida situación en que nos encontramos quienes estamos en condiciones de pedir un "tramo" a los dioses (alabados sean) por no disponer, de antemano, del texto sagrado (el baremo): ¿lo pido, no lo pido?...

        2.- "Mi" Comité Asesor (el número 3), al que me refiero en la carta, está formado por:

        José Pío Beltrán Porter (Presidente)

        Carlos Gutiérrez Merino

        Placido Navas Lloret

        José Olivares Pascual

        Luis Puelles López

    Animo a quien tenga dudas sobre el proceso evaluador a ponerse en contacto con ellos, que estarán encantados de resolverlas. (No tengo todos

los teléfonos, y por eso no doy ninguno.)

 

        Juan A. Aguilera

        Dpto. de Bioquímica y Biología Molecular