La Boda, la religión y la Constitución

    Uno. El artículo 16.3 de la Constitución proclama que en España "ninguna religión tendrá carácter estatal", y el Tribunal Constitucional ha precisado este precepto diciendo que "El Estado se prohíbe a sí mismo cualquier concurrencia, junto a los ciudadanos, en calidad de sujeto, de actos o actitudes de signo religioso" (Sentencia nº 24/1982 (Pleno) de 13 de Mayo).
    Dos. La boda del príncipe Felipe con Letizia Ortiz es una ceremonia de Estado del más alto nivel, como prueba la masiva asistencia de jefes de Estado.
    Conclusión: si este extraordinario acto de Estado es una ceremonia religiosa, se está vulnerando extraordinariamente la Constitución.

Juan Antonio Aguilera Mochón. Granada.

El Mundo, 10-5-04 (Carta al Director). He suprimido las palabras iniciales superfluas que le añadieron en el periódico).